¿Como se calcula, a quien afecta,hay posibilidad de probar la inexistencia de ésta?

El impuesto sobre el aumento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, conocido como impuesto de plusvalía, es un tributo que aporta más de 2.000 millones a los ayuntamientos. Se aplica cuando se vende o dona un inmueble.

¿Cómo se calcula el impuesto de plusvalía?

La base imponible se calcula en función del valor catastral del bien y del tiempo transcurrido en poder de la parte vendedora o del donante o fallecido, en el caso de donaciones y herencias. 

Ejemplo: 

Un contribuyente compró un piso en 2009 y lo vende ahora. El valor catastral asciende a 150.000 euros. La tasa de revalorización –que el ayuntamiento determina con ciertos límites– será el resultado de multiplicar 3,5 por los diez años en los que se ha sido propietario del bien. Esta cifra puede variar en función del municipio. Ello da como resultado un 31,5% que aplicado al valor catastral de 150.000 euros deja una base imponible de 47.250 euros para el ejemplo propuesto. Sobre este importe se aplicaría el tipo impositivo, que no puede superar el 30% por ley.

Como se ve en este supuesto, la fórmula no tiene en cuenta si el propietario gana o no dinero con la venta.

 ¿A quien le afecta este impuesto?

  • Cuando se traspasa un inmueble, es la parte vendedora quien debe abonar el impuesto sobre plusvalía.
  • Cuando se da una donación, en cambio, es la persona que recibe el bien quien deberá liquidar el tributo ante el ayuntamiento en el que se ubique el inmueble. Los contribuyentes que hereden un inmueble también deberán pasar por la caja del municipio para pagar el impuesto de plusvalía.

Posibilidad de probar la inexistencia de plusvalía. 

“El Supremo considera que, es la nulidad del artículo 110.4 de la Ley de las Haciendas Locales, la que permite a los obligados tributarios, poder probar desde la sentencia del TC, la inexistencia de un incremento de valor del terreno ante el ayuntamiento, o en su caso, ante el órgano judicial.

El obligado tributario para acreditar que no ha existido la plusvalía gravada por el IIVTNU, podrá ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla y que , una vez aportada por éste la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones para poder aplicar los preceptos del TRLHL que el fallo de la STC 59/2017 ha dejado en vigor en caso de plusvalía.”

Fuente: https://www.iberley.es/jurisprudencia/posibilidad-probar-inexistencia-plusvalia-sentencia-administrativo-ts-sala-contencioso-n-1163-2018-rec-6226-2017-09-julio-2018-47822414

Como se calcula el impuesto de plusvalia municipal